Características sexuales primarias y secundarias

Las características sexuales primarias y secundarias se refieren a rasgos físicos específicos que distinguen a machos y hembras en especies sexualmente dimórficas; es decir, especies en las que los machos y las hembras se ven diferentes entre sí. Las características sexuales primarias existen desde el nacimiento (por ejemplo, penes frente a vaginas). Las características sexuales secundarias emergen en la pubertad (como voces bajas y barbas en los hombres humanos, y voces agudas y sin vello facial en las mujeres humanas).

TL; DR (Demasiado largo; No leído)

Las características sexuales primarias y secundarias son rasgos físicos que hacen que los machos y las hembras se vean y se comporten de manera diferente entre sí en ciertas especies, incluidos los humanos. Las características sexuales primarias son aquellas que están presentes al nacer y están determinadas por la influencia de los cromosomas sobre las hormonas en el útero para los mamíferos y sobre otros factores como la temperatura de incubación del huevo para algunas especies de reptiles.

Las características sexuales secundarias aparecen durante la pubertad. Estas características no se utilizan en la reproducción sexual, pero son importantes para atraer a una pareja, como colmillos largos o escamas de colores brillantes, o para poder cuidar a la descendencia, como senos humanos o bolsas marsupiales.

Los machos de las especies sexualmente dimórficas suelen tener apariencias y comportamientos ornamentados, como el llamativo plumaje del pavo real o los bailes o cantos especializados de numerosas aves, para atraer a las hembras. La teoría de la hembra exigente afirma que las hembras eligen machos con una ornamentación más grande, más brillante y mejor para aumentar la viabilidad de su descendencia al elegir una pareja con buenos genes. Esto puede deberse a que es más probable que sus hijos tengan esos mismos rasgos atractivos, lo que perpetúa sus genes (la hipótesis de los "hijos sexys") o porque esos rasgos están asociados con la fuerza y ​​la resistencia a las enfermedades, lo que los hace más propensos a sobrevivir para poder sobrevivir. reproducirse (la hipótesis de los “genes buenos”).

📋 Aquí podrás encontrar✍
  1. Características sexuales primarias
  2. Características sexuales secundarias
  3. Elección de pareja femenina
  4. Competición hombre-hombre

Características sexuales primarias

Las características sexuales primarias son aquellas que están presentes al nacer. En los mamíferos, el sexo se determina a través de eventos hormonales en el útero que, en circunstancias normales, están controlados por la combinación de los cromosomas X e Y. Si un óvulo es fertilizado con un espermatozoide que lleva el cromosoma X, las gónadas deberían convertirse en ovarios y la descendencia será femenina; si el óvulo es fertilizado con un espermatozoide que lleva el cromosoma Y, las gónadas deberían convertirse en testículos y la descendencia será masculina. (Hay muchas excepciones a esto, pero se consideran anomalías).

Algunas especies de reptiles, incluida la mayoría de las tortugas y todos los cocodrílidos, utilizan la determinación del sexo en función de la temperatura para controlar la proporción de sexos (número de machos y hembras) de sus crías. En estas especies, los huevos incubados dentro de un rango de temperatura bajo generalmente producen un sexo y los huevos incubados dentro de un rango de temperatura más alto producen el otro.

Características sexuales secundarias

Las hormonas secretadas a través del hipotálamo inician el desarrollo de rasgos sexuales secundarios clásicos masculinos o femeninos. Estas características sexuales secundarias no se utilizan en la reproducción, pero son evidentes en la mayoría de las especies sexualmente dimórficas, especies que tienen dos formas determinadas por su sexo. Las características sexuales secundarias incluyen los senos femeninos humanos, el vello facial masculino humano, la melena de un león macho y el plumaje brillante y llamativo de muchos pájaros y peces machos.

Elección de pareja femenina

Se cree que la persistencia de la ornamentación masculina en las poblaciones animales está impulsada por la elección de pareja de las hembras y/o la competencia macho-macho. La teoría de la hembra exigente afirma que las hembras eligen machos con una ornamentación más grande, más brillante y mejor para aumentar la viabilidad de su descendencia al elegir una pareja con buenos genes. Este aumento de la viabilidad puede tener lugar a través de dos mecanismos.

En la hipótesis de los hijos sexys, la hembra elige al macho llamativo porque su ornamentación pasará a sus hijos, dándoles así una mayor oportunidad de reproducirse y perpetuar sus genes. La hipótesis de los buenos genes supone que la hembra elige al macho más llamativo porque su ornamentación puede representar una mayor resistencia a las enfermedades u otros beneficios de aptitud física que pueden transmitirse a su descendencia.

Competición hombre-hombre

Algunas características sexuales secundarias le dan una ventaja al macho dominante, como la capacidad de vencer a sus oponentes en la batalla física, lo que puede ganarle a ese macho el derecho a aparearse con una hembra, aumentando así su contribución genética a la población. Este macho dominante podrá aparearse con más hembras que machos menos dominantes, presumiblemente debido a características superiores como colmillos y astas, que pueden usarse como armas cuando luchan contra otros machos.

Debido a que podrá aparearse con más hembras, los genes para la característica superior de lucha prevalecerán en la población; en otras palabras, esa característica será seleccionada naturalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies